Conozca los dos proyectos que aprobó el Concejo para educación e infraestructura en la ciudad

En el último día de sesiones extraordinarias en el Concejo, fueron aprobados dos proyectos que habilitan recursos para iniciativas de infraestructura y educación en la ciudad.

El concejal Pedro Nel Macías, ponente del proyecto de acuerdo 031, explicó que se aprobó el compromiso de 3.800 millones de vigencias futuras ordinarias y 31.300 millones de pesos de vigencias futuras excepcionales para garantizar el correcto funcionamiento del Plan de Alimentación Escolar (PAE).

“Con las vigencias futuras excepcionales el Concejo aprobó 31.300 millones de pesos que van al sector de la educación, de los cuales vienen especialmente 10 mil millones para el PAE, 3.500 millones para transporte escolar, 2.300 millones para aseo en las instituciones educativas y 7.600 millones de pesos para vigilancia”, aseguró Macías.

Por otra parte, dentro de los recursos aprobados también se encuentran 200 millones para competencias musicales para niños, niñas y adolescentes, 700 millones de pesos para el servicio educativo con discapacidad.

Así mismo, el otro proyecto aprobado por los funcionarios públicos, le otorga facultades al alcalde Felipe Harman para que asuma compromisos de vigencias futuras ordinarias para responder con el mantenimiento de la malla vial, mediante el suministro del asfalto.

Además, se planea con estos recursos se ejecuten obras prioritarias como la construcción del puente sobre el caño Parrado que comunica a La Grama con el Parque Infantil, y la continuidad en la prestación del servicio del Cuerpo de Bomberos.

La secretaria de Planeación de Villavicencio, Adriana Rojas, indicó que algunas de estas iniciativas son de aumento de espacio público, mejoramiento de la red semafórica, aumento de los Centros de Desarrollo Infantil y estudios para obras de mitigación de riesgo, entre otros.

Finalmente, el Concejo avaló el cambio de las dependencias responsables de cuatro metas del Plan de Desarrollo, relacionadas con alumbrado público y catastro, que pasaron de manos de las Secretarías de Infraestructura y Planeación a la empresa Alborada y la Secretaría de Catastro y Espacio Público, que surgieron después de que se aprobara el Plan de Desarrollo, en el 2020.