El sector educativo cierra el 2021 con un trabajo decidido hacia una educación equitativa, inclusiva y de calidad

La educación en el Gobierno del presidente Iván Duque es una prioridad y una herramienta fundamental para el cierre de brechas sociales, la equidad y el desarrollo del país. Su importancia no se ha quedado solo en el discurso y por cuarto año consecutivo el sector cuenta con el mayor presupuesto, llegando a $49 billones en 2022.

En este año 2021, afectado por la pandemia del Covid-19, el Gobierno lideró acciones enmarcadas en la oportunidad y la responsabilidad, siempre comprometido con garantizar el derecho a la educación en un trabajo articulado con las Secretarías de Educación, los docentes y directivos docentes, las familias e instituciones de preescolar, básica, media y educación superior.

Para atender las necesidades del sector por la pandemia, el Gobierno del presidente Iván Duque invirtió más de $1,2 billones para la implementación de protocolos y adecuación de sedes. Además, avanza en un plan de mejoramiento de sedes rurales y se adelantó el proceso de vacunación.

En 2022 el principal trabajo estará encaminado a lograr el total retorno a la presencialidad el cual es fundamental en el desarrollo integral de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Al terminar el año académico 2021, el 100% de las secretarías de Educación adelantaron procesos de retorno, y en el sector oficial, que está bajo la responsabilidad directa de gobernadores, alcaldes y secretarios de Educación, 42.226 sedes educativas que representan el 96,3% del total están abiertas a la comunidad educativa garantizando un servicio presencial con el cumplimiento de condiciones de bioseguridad. A nivel de estudiantes este porcentaje alcanzó el 83% en 2021.

En todas las regiones del país se encuentran ya abiertos todos los procesos de matrícula para el 2022. Es clave seguir trabajando de forma articulada para iniciar el año escolar con el 100% de los estudiantes en presencialidad.

El desafío ahora lo constituye la valoración de las afectaciones de la pandemia en cuanto al desarrollo de aprendizajes, las cuales obedecen a las menores interacciones que se presentaron entre estudiantes y maestros y también se explican por la diversidad geográfica, cultural y de acceso a tecnologías en el país, lo que implicó una prestación del servicio educativo a diversos medios como materiales impresos, medios de comunicación masivos y contenidos virtuales, entre otros.