Envían a la cárcel al coronel Benjamín Núñez, implicado en el asesinato de tres jóvenes en Sucre.

Este miércoles fue privado de la libertad el coronel Benjamín Núñez, presunto responsable del asesinato de tres jóvenes en el departamento de Sucre el pasado 25 de julio, la Fiscalía le imputó los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad; y ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio.

Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez de control de garantías impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad en establecimiento carcelario al teniente coronel Benjamín Darío Núñez Jaramillo, quien para la época de los hechos era el comandante operativo de la Policía Nacional en Sucre, como presunto responsable del homicidio de tres hombres, el pasado 25 de julio, en Chochó (Sucre).

Las víctimas, de 18, 20 y 26 años, fueron interceptadas en un puesto de control, luego de conocerse la muerte de un patrullero en Sampués (Sucre). Durante el procedimiento algunos uniformados, al parecer, las golpearon.

Posteriormente, el entonces teniente coronel Núñez Jaramillo habría llegado al lugar y pidió subirlos a una camioneta para trasladarlos a Sincelejo. El material de prueba da cuenta de que, durante el recorrido, el oficial presuntamente activó su arma de dotación en contra de los jóvenes, de manera directa y a muy corta distancia en siete oportunidades causándoles la muerte.

Luego descendió del vehículo y se fue en la patrulla que tenía asignada, mientras los cuerpos fueron trasladados a un centro asistencial. En la investigación se estableció que los tres hombres agredidos estaban en estado de indefensión en el momento en el que recibieron los disparos, uno de ellos tenía una discapacidad en uno de los brazos y otro estaba con las manos amarradas.

Asimismo, se conoció que el entonces comandante operativo de Sucre, al parecer, repuso la munición que gastó con la aparente intención de dificultar el esclarecimiento de lo sucedido.

De igual manera, hay evidencia de que reunió a 10 policías en su despacho y les habría pedido firmar un informe que consignaba información falsa, en medio de intimidaciones con una ametralladora mini uzi.

Finalmente, el juez imputó cargos en contra de Núñez por los delitos de homicidio agravado, privación ilegal de la libertad; y ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio que no fueron aceptados por el procesado, la investigación avanza y se espera sentencia final.