La rebelión de las canas: La tutela que ganaron los adultos mayores para poder salir de casa.

Columna de opinión: A propósito de la conocida acción de tutela que denominaron “la rebelión de las canas”, la Corte Constitucional ha señalado que los conceptos de “adulto mayor”, de la “tercera edad” o “ancianos”, pueden ser usados indistintamente para hacer referencia a la vejez como un fenómeno absolutamente natural que trae implicaciones constitucionales.
Camilo Ernesto Rey Forero
Abogado. Especialista en Derecho Laboral. Asesor y Consultor
Hace algunos días se conoció que un grupo de distinguidos colombianos mayores de 70 años, instauraron una acción de tutela en contra del presidente Iván Duque, porque consideraban que la orden de aislamiento, en la forma como está establecida desde el mes de marzo, vulneraba sus derechos, entre ellos, a la libertad de circulación.
Con la aparición del Covid-19, los “ancianos” se quedan en casa
Al inicio de esta emergencia, fue polémico el término utilizado públicamente por el primer mandatario cuando para referirse a las personas de 70 años o más, los llamó “ancianos”.
Ahora bien, el máximo tribunal Constitucional, en una sentencia de constitucionalidad en el año 2016, al estudiar el término “ancianos” indicó que “Se evidencia que el término “ancianos” sí tiene un significado jurídico en la jurisprudencia constitucional colombiana, y está ligado a aquellas personas que por su avanzada edad o por estar en el último período de la vida, han perdido algunas de sus facultades y ameritan por ello una especial protección constitucional.”
Meses después de iniciado el confinamiento obligatorio preventivo por cuenta de la pandemia en Colombia, algunos “ancianos” que consideraron vulnerados sus derechos, lograron, por ahora con éxito, que un Juez Constitucional, ampare su libertad a la circulación y se les permitió, salir del aislamiento obligatorio en el que los tiene el gobierno nacional desde hace ya casi 4 meses.
Pues bien, en esa misma sentencia a que hago referencia, se señala que, “los conceptos de “adulto mayor”, de la “tercera edad” o “ancianos”, pueden ser usados indistintamente para hacer referencia a la vejez como un fenómeno preponderantemente natural que trae implicaciones constitucionales”, sin embargo, aclaró “que la ancianidad, por tratarse de una avanzada edad, que supera el estándar de los criterios de adulto mayor, requiere de una protección inmediata a través de la acción de tutela. En general, no es posible determinar un criterio específico para establecer el momento o la circunstancia que permita calificar a una persona con la palabra “anciano”. Pero tampoco es posible adjudicarle un valor peyorativo o discriminatorio, sino que al parecer, la expresión “ancianos” se refiere a un concepto sociológico, más propio del lenguaje común y en general referente a una persona que por su avanzada edad ha visto disminuidas algunas de sus capacidades, por lo que en consecuencia requiere de la protección y el apoyo de la sociedad y del Estado, en el marco del máximo respeto a su dignidad humana”.
“Transcribí gran parte de lo señalado en la Sentencia C-177 de 2016, para poder transmitirles, lo que considero: Es el deber constitucional del presidente de la República y de su equipo de gobierno, mantener el aislamiento obligatorio de las personas de 70 años o de más edad”
Todos hemos sido testigos de las cifras alarmantes de víctimas de este virus, no solo en Colombia, sino en el mundo entero. Mi padre, mayor de 70 años, el bisabuelo de mis hijos, mayor de 90, son personas que han perdido alguna de sus facultades y por ello merecen una especial protección tal y como lo establece nuestra Constitución.
El pasado 25 de junio, fue expedido el Decreto 878, y en este, además de prorrogar las medidas de aislamiento obligatorio, se ordenó que los adultos mayores, las personas de la tercera edad, y sí, los ancianos, deberían mantenerse en forma rigurosa, aislados hasta el 31 de agosto de 2020.
Cuando el país alcanza una cifra cercana a los 125 mil contagios, cuando superamos los 4.000 muertos, cuando están muriendo más de cien colombianos diariamente (85% son ancianos), yo si quiero que mi papá, y el bisabuelo de mi hijos y todos los adultos mayores, personas de la tercera edad, todos estos ancianos, permanezcan en sus casas, lejos de este mortal Covid-19.
Entiendo, que muchos de los distinguidos accionantes, a sus 70 años o más, estén llenos de vida y consideren que no necesitan de esa especial protección, pero, y ¿si su actuar perjudica a muchas personas que si lo necesitan?
Seguramente, esta será una de las decisiones que llegue a la Corte Constitucional para su especial revisión.